Así se vivió la Marcha de las Mujeres

Así se vivió la Marcha de las Mujeres

No, el Día Internacional de la Mujer no es una fecha para celebrar que seamos mujeres. Tampoco esperamos descuentos en electrodomésticos o rosas que regalan algunas marcas. Es una fecha para hacer balance de los derechos que nos faltan, de la violencia que padecemos, del acoso e inseguridad que se han enquistado con naturalidad cuando salimos a las calles, de la cultura de la violación, de la carga social que pesa sobre nuestros hombros si decidimos no tener hijos, del miedo a perder el trabajo que enfrentan aquellas que se embarazan, de que nuestras opiniones son silenciadas para engrandecer la de nuestros compañeros varones, de que sí somos firmes se nos tache de histéricas. De la trata de personas, de las jovencitas que desaparecen de nuestras calles como si el asfalto se las hubiera tragado, de los feminicidios que parecen no tener fin en lugares como el Estado de México.

La violencia de género es una presente en todo el mundo, aunque hay países más inseguros que otros. Ante el machismo y la violencia se llamó a un Paro Internacional, con el fin de llamar la atención sobre las desigualdades que nos afectan en distintos ámbitos, incluyendo la salarial. Para cerrar este día partió una gran marcha desde el Ángel de la Independencia y tuve la oportunidad de estar y vivir el ambiente con mis compañeras.

Marcha Dia internacional de la mujer 2

Aunque la marcha daría inicio a las 5, desde un par de horas antes comenzaron a llegar mujeres, a organizarse en sus pequeños grupos y a mostrar sus pancartas y mantas. Al pie del Ángel empezaron a pronunciarse las reivindicaciones de distintos colectivos como trabajadoras sexuales, del hogar, mujeres trans, entre otras.

Pero más allá de la parte formal, me quedo con la alegría, el compañerismo, las risas, los puños en alto, los cánticos, el ruido de tambores, el Goya, el color morado que inundaba reforma y hacía juego con las jacarandas en flor. Había niños pequeños en carriolas o un poco más grandes llevando sus propias pancartas y al inicio de los contingentes. De hecho podríamos decir que más de la mitad de las asistentes eran jóvenes, señal de que el discurso feminista cala con fuerza en las que vienen, en quienes deberán seguir luchando.

Marcha Dia internacional de la mujer 7

Mientras cruzábamos Reforma no podía dejar de pensar y agradecer a aquellas mujeres que nos precedieron en la lucha, aquellas que pelearon por cosas que hoy vemos tan naturales como el divorcio, ir a la universidad, tener control de nuestro propio dinero, no requerir autorización del hombre para poder trabajar, el voto. Tantas cosas que hoy disfrutamos, pero aún nos faltan muchas otras por conquistar.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *