La magia navideña llega a Atlixco con su Villa Iluminada

El pasado 19 de septiembre Atlixco se cimbró por el temblor, varios de sus edificios históricos colapsaron y perdieron la vida algunas personas. Casi tres meses después este Pueblo Mágico de Puebla se levanta de sus escombros para invitarnos, por séptima ocasión, a su Villa Iluminada.

Es un espectáulo de luces y color a lo largo de kilómetro y medio, las calles se adornan con diversos motivos navideños como nochebuenas, un enorme árbol con luces, esferas, hombres de nieve y todo tipo de elementos. Puedes optar por recorrerlo a pie o subirte a un especie de tren que se aborda en la antigua estación y vivir el recorrido de otra manera.

IMG-20171215-WA0007

Italia es el país invitado para esta edición, de manera que algunos de sus edificio más célebres ocupan un lugar en la zona de feria del recorrido; además de un par de puestos con comida de dicho país. Y mucha comida poblana a fabulosos precios, claro.

villa-iluminada-atlixco

Recomendaciones

  • Para sacarle partido todo inicia al caer la noche, así que si llegas antes puedes recorrer otras zonas del poblado. Si bien el Centro Histórico aún sigue muy daño, las calles más conflictivas están cerradas y los edificio problemáticos están señalizados, no tienes por qué preocuparte al respecto.
  • Si tienes la posibilidad, ve entre semana. Gente de varias partes del país visitan el lugar, en fin de semana, de manera que las calles, sobre todo en ciertos tramos, se convierten en Periférico en hora punta.
  • Llega con hospedaje reservado. A menos que tengas pensado acampar en la calle o en tu auto, no lo dejes al azar y asegúrate de reservar previamente tu hospedaje. Considera que, al menos, un hotel está inservible y eso reduce el número de habitaciones disponible.
  • Más allá del centro puedes visitar sus viveros y llevarte una gran variedad de plantas a tu hogar, desde la clásicas Nochebuenas en casi una docena de variedades, hasta flores de diversos tipos.

Éntrale a la comida

  • Para comer bueno y barato la mejor opción es ir al mercado y optar por las clásicas poblanas (en algunos puestos puedes considerarla casi una comida completa) o los tacos de cecina. Ojo, aquí tendrás que comprar los ingredientes por separado – tortillas, queso, chile – pero ¡ah qué buena está! Y el queso de rancho es una delicia perfecta para llevarte a casa.
  • Hay tres tipos de torilla y tlacoyos: maiz blanco, maiz azul y maiz un tanto rosa. Disfruta probando cuál acompaña mejor tu cecina.
  • Para algo calientito la opción es un café de olla o champurrado, pero también puedes probar un atole de maiz azul. Notarás una gran diferencia con el atole que compras cerca de tu oficina.
  • Sobre Avenida Hidalgo, casi al inicio del recorrido, encontrarás una tienda de artesanías donde probar unos deliciosos tamales preparados. Ya sean rellenos de queso con zarzamora o canarios – con crema pastelera – puedes pedir que les agreguen rompope, nueces y pasas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *