Ir al gym sin enloquecer en el intento

¿Qué puede lograr que una persona sedentaria que ama la comida chatarra se convierta en una devota al gym y que cuide su alimentación? Para esa pregunta cada persona puede tener una motivación diferente, pero seguro la mayoría busca verse bien y sentirse mejor. Cierto, suena al cliché más trillado del mundo (sobre todo a pocos días de terminar el año), pero eso no le quita peso, principalmente porque estamos rodeadas por un sinfin de mensajes que nos hace estar inconformes con nuestro cuerpo, dificultan nuestra autoaceptación y nos lanzan en la búsqueda de un ideal fabricado a golpe de transtornos alimenticios y photoshop.

Más allá de ese problema, lo cierto es que la salud también es un motivo importante para llevar una alimentación más equilibrada y hacer del ejercicio un hábito. Es un tema importante no solo por la obesidad como tal, sino por otras enfermedades que pueden desencadenarse o agravarse si nos alejamos mucho de nuestro peso óptimo. Y a la larga eso es más importante que lo bien que nos queden nuestros jeans favoritos.

Ahora que estamos iniciando una nuevo año muchas harán el propósito de llevar un estilo de vida más sano y lo cumplirán… por un tiempo. Para facilitarte la transición y echarte porras desde la distancia, te contaré lo que sucederá una vez que empieces con este cambio, para que no te tome por sorpresa.

Eligiendo el ejercicio.

Este paso es fundamental porque si te gusta lo que haces no lo verás comouna obligación, y hasta puedes terminar amándolo. Evalúa si lo tuyo es el ejercicio de alto impacto o ligero, pero también considera si tienes algún problema físico que pueda agravarse y consulta con tu médico cuál es el mejor que va.

Un gym cercano.

A veces la flojera es fuerte, o el cansancio tras un día pesado, así que elegir un gimnasio relativamente cerca reducirá la tentación de dejarlo para otro día. Asegúrate de que tenga buenas instalaciones, su equipo esté en buenas condiciones y siempre haya un instructor para supervisarte. Esto último es muy importante para evitar lesiones.

¿Cuándo acabará este dolor?

Es tu primer día, pones todo tu empeño, haces los ejercicios como te dijeron, es hora de marcharte a casa y…entonces todos tus músculos te duelen como el infierno y te sientes a punto de caer. ¿Crees que es lo peor? Me temo que al día siguiente continuará, y al siguiente, y tal vez al siguiente. Tus músculos tardarán en acostumbrarse a la actividad unos cuatro días, mientras tanto tú te sentirás incapaz hasta de vestirte.

¿Corres maratón? Entonces bebe agua.

Todas nos hemos chutado infinidad de comerciales de bebidas deportivas, de esas que anuncian futbolistas y deportistas de alto rendimientos, pero lo cierto es que no las necesitas para rehidratarte. Con que lleves tu agua y la bebas regularmente durante el ejercicio ya tienes bastante, esas bebidas están pensadas para un desgaste prolongado y ejercicio muy intenso. Justo como el que hacen quienes las anuncian.

Protección adecuada.

Puede parecer algo nimio, pero unos guantes especiales pueden mejorar tu rendimiento si haces pesas. Unos buenos guantes te ayudarán a tener un mejor agarre de los aparatos o pesas, tus manos no resbalarán con el sudor y evitarás los callos en las palmas.

También debes de considerar, sobre todo cuando empieces a manejar más peso, recurrir a una faja para proteger tu espalda y hasta vendas para las rodillas. ¿No te has fijado que los olímpicos de halterofilia siempre las llevan? No hay cuidado pequeño para las articulaciones. Si tienes una condición o lesión es mejor que te guíe tu médico.

No selfies, de verdad.

Vale, es entendible que quieras presumir tu cambio de vida ante tus amigos de Facebook, pero en serio…para con los selfies. ¡Sobre todo si estás en una máquina y hay gente esperando su turno! Tu foto con el #NoPainNoGain puede esperar a que termines tu rutina y no estorbes a los demás usuarios.

Ni como pajarito ni como Goku

Esto no va de extremos. Ir al gimnasio te permite darte gustitos alimenticios, pero tampoco es vía libre para entrarle con ganas a todo diariamente. Tampoco vale matarte de hambre o vivir a base de ensaladas mal balanceadas, eso solo desequilibrará tu cuerpo y estarás más cansada.

Para que tengas mejores resultados puedes complementar con productos específicos para deportistas, que te ayudan a cosas como mejorar tu rendimiento o formar músculo. Hay varias opciones productos de nutrición deportiva en la web de Smart Fit.

¿Cuándo voy a amar el gym?

Voy a decirte un secreto: quizá nunca te enamores de hacer deporte ni seas como esas personas que encadenan triatlones y buscan llevar su cuerpo al límite. Claro, que te guste hacer deporte hace más fácil la constancia, pero aquello no será forzosamente como un amor eterno y más como un matrimonio de conveniencia. Tienes que obligarte a ir porque no te queda de otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *