Liz, lencería cómoda y sustentable

Las mujeres ya no nos conformamos con lencería que sea hermosa y nos haga sentirse sexy, sino que esperamos que sea para diversos tipos de cuerpos, cómoda, de buena calidad y sustentable. Liz, una marca llegada desde Brasil, cumple con todo eso y más.

Liz es una marca brasileña que nació en 1991 como fabricante de medias e incursionó en la corsetería, actualmente tiene presencia en 30 países y llegó a México desde el año 2002, donde poco a poco ha ido creciendo hasta colocarse en el gusto de las mujeres.

No solo ha ganado su fama y fidelidad por sus diseños y materiales, sino por ofrecer comodidad y soluciones a las mujeres que visten sus prendas.

En busca del sostén perfecto

Desde 2007 ofrecen Fitsense liz, un servicio pensado para que todas las clientas logren ubicar el sostén, brasiere correcto en la talla correcta, el estilo correcto que sea perfecto para su cuerpo y su ropa. Seamos honestas ¿sabemos elegir la talla correcta de brasiere?

Las tallas que comúnmente encontramos en tiendas no siempre son las que necesitamos y terminamos eligiendo lo más cercano a ello, aunque no nos demos cuenta. Recordemos que hay varios tamaños de copas, pero es muy raro encontrar algo más allá del 38B, si eres copa C o D en talla superior o inferior, ya estás en una búsqueda complicada. Y a todo eso ¿sabes medirte para conocer tu talla correcta?

A cada talla y copa las diseñan con una estructura adecuada, por ejemplo en una una 36 D las laterales son de doble tela y los tirantes son más anchos para dar el soporte necesario, cosa que no habrá en una 34B.

Para facilitar nuestra búsqueda según nuestras características y necesidades, Liz divide su portafolio por soluciones. Max Up aumenta hasta tres tallas; la línea Fit levanta y modela; Reducer que brinda soporte y reduce; Sport con la comprensión adecuada para correr; Under Control Invisible reduce y comprime pero sin dejar marcas en la ropa.

Lencería sustentable

La industria textil es la segunda más contaminante del planeta, solo después del petróleo. Preocupados por el medio ambiente, han adaptado sus procesos de producción con un enfoque sustentable, por lo que realizan captación de agua y usan hilos biodegradables, entre otras acciones, para reducir el impacto a la naturaleza.

Pero su contribución más importante es una poliamida biodegradable. Porque más allá de la contaminación que genera la industria textil con sus procesos de producción, el poliéstar – su fibra más utilizada para elaborar prendas muy baratas – tarda 200 años en desaparecer tras ser enterrado; pero poliamida biodegradable de Liz tarda sólo 3 años.

Las telas de Liz son hechas con un hilo multifragmentado que cuando se teje y da el acabamiento correcto se queda respirable. No es natural como el algodón, pero tiene su misma propiedad de absorción, además de secar muy rápido, no guardar olores y conserva los colores tras varias lavadas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *